jueves, 24 de septiembre de 2020 |Hora: : :

REGIÓN CENTRO


Alto nivel de desempleo en Córdoba

24 de septiembre (Valor Local)
Compartir


130 mil cordobeses salieron a buscar trabajo y no consiguieron en el segundo trimestre · Es 31% más que un año atrás · En el país hay 1,4 millones de desempleados en centros urbanos

 

La tasa de desempleo en el Gran Córdoba creció en el segundo trimestre de este año (el primero afectado por el Covid-19) hasta el 19,1 por ciento de la población económicamente activa.

 

Se trata de 130 mil personas que no tienen trabajo y que lo buscan activamente.

 

Desde que los datos del mercado de trabajo del conglomerado urbano cordobés se incorporaron a la información nacional, allá por 1978, sólo hubo dos tasas que superaron la que ayer dio a conocer el Indec: mayo y octubre de 2002, cuando el desempleo en Córdoba llegó a 25,3 y 19,4 por ciento, respectivamente. En el primer trimestre de 2003 también fue muy alto: 23,6 por ciento.

 

La información correspondiente al trimestre abril-junio muestra sólo datos negativos.

 

Los 130 mil desocupados (de una población total estimada en 1,56 millón de personas) implican que en un año la cantidad de gente sin trabajo aumentó en 31 mil personas.

 

En efecto, en el mismo periodo de 2019, los desocupados eran 99 mil (13,1 por ciento de la PEA).

 

Si la comparación de hace con el trimestre anterior (enero-marzo), cuando estaban desocupadas 79 mil personas, el aumento de la desocupación es del 67 por ciento (51 mil cordobeses), aunque la estacionalidad hace que el efecto se potencie. El primer trimestre suele ser un periodo de mayor nivel de empleo especialmente en Córdoba, por su perfil turístico receptivo.

 

La información revelada ayer por el Indec muestra también que el desempleo creció aún cuando más de 77 mil personas dejaron de buscar trabajo. La población económicamente activa cayó a 679 mil (43,4 por ciento), más de cinco puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2019 y uno de los más bajos del siglo (en mayo de 2002 tocó el piso del 41,8 por ciento).

 

Por otra parte, el empleo (gente que al menos ha trabajado una hora en la última semana) también bajó a niveles inéditos. El dato marca 549 mil personas, 108 mil menos que un año antes y 103 mil menos que previo a la pandemia.

 

De esas poco más de 100 mil personas, un tercio salió a buscar trabajo, no lo consiguió y se sumó a los desempleados; y el resto, más 70 mil, dejó de intentarlo.

 

Laura Caullo, responsable del área empleo y política social del Ieral, de Fundación Mediterránea, advierte sobre un “marcado deterioro de la calidad del empleo, con aumento de la informalidad, reducción de las jornadas laborales y de los salarios”.

 

Micael Salomón, economista especialista en mercado laboral, indica que el aumento de los problemas de trabajo en Córdoba y el país no son nuevos, aunque se profundizaron con la pandemia. “Desde 2017, la tasa de ocupados demandantes y subocupados demandantes viene en ascenso presionando a un mercado laboral que no tiene respuesta”, dice.

 

“La cuarentena acentuó la caída en la escasez de trabajo y aceleró esta dinámica que se estaba llevando a cabo previamente, con lo cual cada vez son más las personas que estando ocupadas y desocupadas demandan más trabajo”, agrega Salomón.

 

En relación con los sectores más golpeados por la fragilidad de la situación laboral, Caullo dice que “el impacto depende de la estructura productiva y la composición del empleo de cada sector”, pero que “las áreas que se vieron significativamente afectadas se encuentran las relacionadas con el turismo, el comercio y la industria manufacturera”.

 

En el primer segmento enumera especialmente a las aerolíneas, todo lo relacionado con el alojamiento, como hoteles, y los restaurantes.

 

“Estos sectores son intensivos en mano de obra y algunos, como es el caso del comercio, concentran una elevada proporción de empleo informal”, dice la economista, agregando que otros sectores que también soportan el impacto negativo son el transporte y las actividades de entretenimiento y recreación.

 

En relación con las perspectivas para lo que resta del año, Salomón dice que se espera que en los próximos meses “la situación se agudice más”. “Sobre todo, quienes poseen trabajos no registrados serán los mayores perjudicados, dada la volatilidad del sector”, agrega.

 

Según el economista, cuando la situación empiece a mejorar, es de esperar que el avance del mercado laboral sea, primero, a través del trabajo no registrado. Esto es así porque “la inestabilidad económica y las presiones tributarias a las pequeñas y medianas empresas, que demandan gran número de puestos de trabajo, estarán tentadas (y forzadas) a esta modalidad de trabajo”.

 

Entre lo positivo dentro de tantas complicaciones, Caullo dice que “ciertas actividades económicas están experimentando un crecimiento en el contexto de la crisis”.

 

Se trata de los sectores vinculados con la logística, los servicios de reparto a domicilio y los servicios en línea.

 

“Asimismo, se espera que en la pospandemia muchas empresas y trabajadores estén mejor capacitados para el uso de herramientas de trabajo en línea, pudiendo surgir nuevas brechas en el mercado laboral, relacionadas a inversión tecnológica y a capacitación de los trabajadores”.

 

· ADELANTO

Hace casi tres meses, un informe de la Bolsa de Comercio de Córdoba sobre el mercado laboral local ya advertía de la gravedad de la situación. Con base en los datos de la Seguridad Social de la Afip, la entidad calculaba que la tasa de desempleo se ubicaría en 19,6 por ciento en el Gran Córdoba, apenas medio punto porcentual más alto del registrado finalmente ayer. El estudio decía que “el problema es que la mayoría de los empleos perdidos no son por despidos, que están prohibidos por decreto, sino por la desaparición de las empresas”.

 

· IFE

La caída de la tasa de ocupados a niveles récord también puede tener relación con el aumento de los inactivos. La encuesta pregunta si la persona trabajó en la última semana, y si dice que no, pasa a ser inactivo. “Hay una gran masa de inactivos que no están entre los ocupados demandantes, entre los subocupados demandantes ni en los desempleados, que no puede buscar. Por un lado, por las restricciones a salir por la cuarentena, por otro, tal vez, por el IFE”, dice el economista Micael Salomón. “Es un ingreso más que a muchos puede alcanzarles para no salir a buscar trabajo”, agrega. Por eso, se puede esperar que la tasa de desocupación suba cuando esta masa salga a buscar trabajo. (Fuente: La Voz del Interior)


Fecha Publicación: 24/09/2020  08:02  

Publicidad Grandi & Asociados - Interior


Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.


Seguinos en twitter



     

valorlocal.com.ar
E-mail:info@valorlocal.com.ar
Parana - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

Copyright ©2020 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño sitios WEB Grandi y Asociados