BONISTAS RECLAMAN AHORA A LA ARGENTINA “INTEREST ON INTEREST” POR U$S 650 MILLONES

0
29

La demanda presentada, una acción de clase, podría ampliarse hasta los u$s 3500 millones. Un fondo de George Soros, estaría entre los damnificados.

 Concluido el tema de los “me too” y del “pari passu”, un nuevo capítulo en la historia de las presentaciones judiciales contra Argentina por la deuda se inicia: el “interest on interest”. En concreto, un grupo de bonistas recurrió a la jueza del distrito de Nueva York, Loretta Preska, que heredó los casos en los que entendía el ahora jubilado Thomas Griesa, con una demanda por u$s 650 millones en la que reclaman que se les pague los intereses del dinero que había quedado retenido mientras duró la cautelar del juez, entre 2014 y 2016.

No se trata de “holdouts”, ya que quienes demandan están dentro del 92% de bonistas que ingresaron a algunos de los canjes orquestados para reestructurar la deuda. No obstante, el tipo de reclamo es similar al de los fondos buitres, en el sentido de que para algunos especialistas en el tema lo que piden no tendría demasiado sustento ya que, tras el levantamiento de la cautelar, ya se pagó todo lo adeudado.

Sin embargo, para otros, el reclamo, que podría abultarse hasta los u$s 3500 millones (se trata de una acción de clase), se puede tornar peligros para la Argentina, por no haber cerrado del todo este capítulo.

La demanda la presentó el fondo Draw Capital por u$s 650 millones de intereses no cobrados por bonos reestructurados (es decir, los que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010) durante la cautelar a todos los pagos de cupones a bonistas internacionales. “Se trata, oficialmente, un nuevo tipo de demanda contra Argentina, que es lo más interesante y peligroso”, calificó el analista de mercado, Sebastián Maril.

De acuerdo al texto de la demanda, el reclamo abarca un universo de 200 individuos o fondos. Es una acción de clase, por lo tanto, de obtener una respuesta favorable, quienes estén en una situación similar podrán reclamar lo mismo. Por este motivo, si bien en principio se trata de u$s 650 millones, el monto puede ampliarse hasta los u$s 350 millones.

También según se lee en la presentación judicial, entre los que reclama está un fondo británico que pertenece al magnate George Soros, el Knighthead Master Fund. “Además sabemos que Soros fue uno de ellos ya que en mayo de 2016 mandó carta al Ministerio de Economía pidiendo que se paguen los intereses”, recordó Maril.

Cuando Griesa había impuesto la cautelar, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner había creado un fideicomiso para que, quienes quisieran cobrar, lo pudieran hacer en la Argentina, sorteando la dificultad de hacerlo en Nueva York (en Bank of New York no pudo disponer de los fondos con la medida de Griesa). Tras el levantamiento, tanto los que cobraron a través de Argentina como los que no recibieron lo adeudado de los intereses devengados durante el período que duró el “embargo”.

Sin embargo, el fondo Draw reclama un punitorio sobre los intereses.

De todos modos, para que el reclamo obtenga un fallo a favor es un largo camino el que se deberá andar. “Como se trata del primer paso, seguramente la jueza va a ofrecer a la Argentina responder”, vaticinó Maril. Y, tras la justificación o desestimación planteada desde el Gobierno de Mauricio Macri, Preska podrá interrogar a los demandantes. “La Argentina va a tener un gran problema si no cierra estos tipos de casos”, afirmó Maril.

Detalló que, según el último reporte del Gobierno presentado ante la SEC (Comisión Nacional de Valores de EE.UU.) en enero, aún resta resolver cuestiones con holdouts (es decir, los que aún no entraron a ningún canje ni recibieron pago) por u$s 750 millones. (Fuente: El Cronista)

24 de Enero (Valor Local)