PREOCUPACIÓN DE ANALISTAS FINANCIEROS POR LA VENTA DE ACTIVOS ARGENTINOS DE INVERSORES EXTRANJEROS Y LOCALES

0
30

Las acciones argentinas en Wall Street anotaron ayer fuertes bajas, en particular los bancos, que se vieron afectados por las últimas medidas anunciadas por el BCRA el viernes pasado en particular la obligación de liquidar unos USD 1500 de sus posiciones en el mercado.

Los analistas consultados destacan que llama la atención que las caídas de las acciones argentinas en Wall Street hayan sido más fuertes que las del mercado local. En los EEUU, de las 19 empresas argentinas que cotizan en el Dow Jones, hubo sólo seis lograron se salvaron, y la acción de Mercado Libre subió 2,83 por ciento.

Impactó en forma negativa el informe de la calificadora de riesgo Moody’s que evaluó en un comunicado emitido este lunes una mala perspectiva para Argentina

El resto de las empresas operaron con fuertes bajas y los bancos quedaron incluso peor que el pasado jueves, antes de los anuncios del Banco Central de suba de tasas y reducción de las tenencias de moneda extranjera de bancos comerciales para contener la disparada del dólar. El Banco Supervielle lideró la caída con un 6,41%, seguido por el Francés, que perdió 5,05% de su valor bursátil allí, y el Banco Galicia, que perdió 4,21 por ciento.

Impactó en forma negativa el informe de la calificadora de riesgo Moody's que evaluó en un comunicado emitido este lunes una mala perspectiva para Argentina. "Aunque los bancos de Argentina están relativamente aislados de la caída del tipo de cambio, la suba acelerada y repentina en las tasas de interés es negativa para el crédito porque incrementará los costos crediticios y de mora, comprimiendo los márgenes prestables en los próximos dos meses", dice el comunicado.

Por otra parte, la calificadora consideró que la evolución de los salarios no va a equiparar ni la de la inflación ni la de la tasa de interés y que, por eso, el riesgo de impago será mayor.  En su informe, la calificadora estimó el riesgo cambiario seguirá siendo alto hasta mediados de 2019 para las compañías argentinas, "en gran medida porque estas empresas han incrementado significativamente su exposición a la deuda denominada en dólares en los últimos años".

"La deuda en moneda extranjera experimentó un aumento a medida que la depreciación del peso se desaceleró en 2016 y en 2017, ante bajas tasas de interés local de la deuda denominada en dólares", concluyó Moody´s.

El Central destaca que la disposición que obliga a los bancos a tener 10% o menos de sus activos en dólares intenta, con un "criterio preventivo", que los bancos que ya estaban en menos de 30% de sus tenencias en dólares (el máximo permitido hasta el viernes) no suban. "Nadie esperaba hoy una carrada de dólares de los bancos. La idea es que no se dolaricen", aseguran.

El Gobierno considera que el próximo miércoles la Ley de Mercado de Capitales, ahora denominada de Financiamiento Productivo, será sancionada en el Congreso. Es una de las cosas que viene pidiendo el mercado financiero desde hace mas de dos años, pero pese a ello prevalece la decisión de los inversores locales y del exterior de desprenderse de activos argentinos.

Opiniones

Para analizar la evolución del los mercados financieros locales y en el exterior, Infobae consultó a los economistas Guillermo Nielsen, ex viceministro de Economía; Germán Fermo, profesor de UCEMA; y Fausto Spotorno, director de la Orlando Ferreres & Asociados.

La crisis cambiaria se trasladó ahora al mercado de acciones y los bonos que tuvieron una fuerte pérdida. A mi modo de ver, los anuncios y las cifras informados el viernes pasado fueron insuficientes en relación con la magnitud de la corrida que sufrió Argentina.

. A primera vista los anuncios dejaron un sabor a que esto no está cerrado y que el mercado le pide un mayor ajuste fiscal al Gobierno.

El Gobierno reaccionó tarde frente a la suba del dólar. El recorte presupuestario de USD 3.200 millones es muy poco, el mercado le pide más pruebas de vida.

El gasto público debe contraerse en unos USD 10.000 millones.

En el aspecto cambiario vamos a pasar un veranito que es el que nos da la venta de dólares de los bancos, que se van a tener que desprender de entre USD 1.000 y 1.500 millones y que va a ayudar a moderar la cotización del dólar. Está claro que un ajuste va a haber que hacer.

Uno se adelanta a los ajustes, y los ordena, o llega tarde y los sufre.

Acá se está gastando mucha más plata de la que ingresa a la Tesorería y esa etapa se terminó, ya no hay endeudamiento disponible y es explosiva la posible intención del Gobierno de financiarse en el mercado interno, porque las tasas ya están al 40%. Esta tasa le pone la presión al Gobierno.

En cuanto a la reducción del gasto público, el Gobierno va a gastar USD 10.000 millones menos de lo que tenía previsto simplemente porque no se los prestan, lo que implicaría, según su criterio, una relajación del sistema.

La inflación no se combate ratificando metas , sino controlando la emisión monetaria y otros factores que coadyuvan a aumentar la inflación.

Estamos yendo a una inflación del 27%, pero todavía se pueden introducir correcciones y la suba de tasas interna ayuda un poco.

Hay que considerar además que el sector público todavía necesita unos USD 12.000 millones de financiamiento desde el exterior y eso por ahora no llega

. El sector privado necesita unos USD 35.000 millones este año y la gran duda es de donde saldrá ese dinero para financiarlo.

Lo que hubo ayer fue un fuerte desarme de posiciones de inversores extranjeros, el índice Merval se derrumbó este lunes un 3,6 por ciento, y un bono corto como el Bonar 24 cayó un 1,5 por ciento.

Por el momento el mercado le pide cirugía fiscal al Gobierno en medio de una gran incertidumbre financiera local.

 Hay que tener en cuenta el informa de la calificadora Moody’s que alerta por el alto riesgo de falta de liquidez de empresas argentinas. El riesgo de liquidez de las compañías no financieras de la Argentina se mantuvo elevado en 2017 “y probablemente empeorará hasta mediados de 2019”, advirtió un informe de Moody´s, difundido este lunes.

El panel líder de acciones anotó su cuarta baja en forma consecutiva, y ya acumula en los que va de mayo una caída del 8,2%

. Hay que tener en cuenta que la caída del Merval no fue mayor debido a las subas que lograron los papeles de Petrobras (+2,2%); Tenaris (+1,1%) e YPF (+1%), ante un nuevo incremento de los precios del crudo, que en EEUU cruzaban la cota de los u$s 70 por primera vez desde fines de 2014.

Lo que se vio ayer fue fuerte sell-off de ADRs, que es el desarme de posiciones de inversores extranjeros, en linea con lo pasó con las Lebac y ahora también los bonos largos en dólares.

Las acciones argentinas en EEUU también cayeron con bajas superiores al 6%

: Banco Supervielle perdió un 6,4%; Galicia, un 4,2%; Cresud, un 4,1%; Francés, un 3,8%; y Pampa Energía, un 3,7%. Lo que veo es que

se acentuó el mal humor de los inversores debido a los poco alentadores informes de calificadoras y hay mucha incertidumbre sobre cómo sigue todo minuto a minuto.

El alto riesgo de liquidez de 8 de las 14 compañías argentinas analizadas refleja un monto significativo de deuda con vencimiento en 2018-19 relativo a sus tenencias en efectivo, generación de flujo de efectivo libre esperado y acceso a líneas de crédito bancarias comprometidas generalmente inexistente para las compañías argentinas.

Además, este lunes a la Argentina le dieron de todos lados. El Merval perforó la base cierre de la media móvil de 200 ruedas y este indicador es conocido como la cruz de la muerte en varios libros de texto, dado que suele anticipar un profundo cambio de tendencia.

Con respecto a los bonos soberanos en dólares (que cotizan en pesos) perdieron este lunes hasta casi 3%, con bajas lideradas por los titulos del tramo largo de la curva, los más expuestos al riesgo internacional. El Bonar 2024 cayó un 1,5 % el Bonar 2020, un 0,1%; mientras que los Discount cedieron hasta 2,7%, y el bono a 100 años descendió un 1,4% y no salvó el riesgo país, medido por el banco JP.Morgan, aumentó un 3,5% y se ubicó en los 470 puntos.

El mercado pide cirugía fiscal y lo que tiene que hacer el Gobierno es frenar la obra pública por el momento y ahorrarse unos $30.000 millones.

Fausto Spotorno: "Los inversores extranjeros comienzan a tener una visión mas pesimista de Argentina"

Es preocupante lo que pasó ayer en el exterior. La caída en los precios de los bonos y acciones fue mayor a la del mercado local y ayer comenzó una venta de activos de Argentina de más largo plazo.

Eso deja la sensación que creen que la situación es más grave y esta fue una crisis de

carry trade.

Por lo tanto hay un riesgo de que se produzca una segunda ola de versiones más pesimistas sobre la Argentina, y eso es preocupante.

Lo importante en el mercado local es que el BCRA no intervino en el mercado cambiario.

La menor actividad que podría traer la suba de tasas se verá compensada por una recuperación más rápida de la economía brasileña y por ahora no nos animamos a tocar la meta de crecimiento del PBI, de 2,5 por ciento, para este año porque estamos viendo que el efecto positivo de la mayor demanda brasileña se está anticipando un poco.

La recuperación de la economía de Brasil, que esperábamos para el segundo semestre de este año, ya está llegando.

Y es una buena noticia para la economía argentina.

El impacto de la corrida contra el peso también se sentirá en la inflación,

con un traslado inevitable a los precios de la suba del dólar en los últimos días, y casi no queda nadie que se anime a pronosticar que el Gobierno logrará cumplir con la meta oficial de cerrar el año con una inflación del 15% y la inflación para este año la veo muy cercana a la de 2017. Al dólar de $22 lo veo como un nuevo piso. (Fuente: Infobae)

08 de Mayo (Valor Local)